6 nov. 2013

Goethe y la teoría del color

La teoría de los colores de Goethe, además de ser un exquisito tratado en el que se describe lo indescriptible (la sensación que nos produce algo), nos hace concientizar que experimentamos el mundo desde un cúmulo de reacciones primitivas que a veces tomamos por sentado. Goethe publicó este tratado sobre la naturaleza, la función y la psicología de los colores en 1810, y aunque fue descartado por gran parte de la comunidad científica, permaneció de gran interés para filósofos, artistas y físicos, incluyendo a Schopenhauer y Wittgenstein.


Como comunicóloga (futura, ja) tener nociones sobre teoría del color es fundamental, y es algo que concierne a muchos campos: diseño, publicidad, mercadotecnia e incluso arquitectura. Me parece un tema fascinante, no sólo como "teoria", si no que una vez comprendido te sirve muchísimo para transmitir ideas e interpretarlas --obras de arte, incluso imágenes literarias--.
Puede que Goethe no haya sido un experto en ciencia, lo cual explica porque no supo y se equivocó al negar la explicación de Newton sobre cómo se percibían los colores y las leyes de física y óptica que interfieren en el proceso de que nuestro ojo capte el color--definitivamente, la ciencia no era el fuerte de Goethe--pero sus explicaciones sobre lo que cada color describe, esas sí son maravillosas.
Les dejo aquí, de forma breve, lo que nuestro amigo dijo al respecto:

Amarillo
Este es el color más cercano a la luz. Aparece en la más mínima mitigación de la luz, ya sea por medios semi-trasparentes o por el débil reflejo de superficies blancas. En experimentos prismáticos se extiende sola y vasta en el espacio de luz, y mientras los dos polos se mantienen separados el uno del otro, antes de mezclarse con azul y producir verde, se puede ver en su máxima pureza y belleza. […]
En su más alta pureza siempre carga con él la naturaleza del brillo y tiene un carácter sereno, alegre, suavemente excitante.


Rojo-amarillo
El rojo amarillo da una impresión de calidez y gozo, ya que representa el tono del brillo más intenso del fuego.

Amarillo-rojo
Al mirar firmemente una superficie amarillo-roja perfecta, pareciera que el color de hecho penetrara al órgano. Produce una excitación extrema y sigue actuando así cuando se le oscurece un poco. Una tela amarillo-roja perturba y enardece a animales. He conocido hombres con educación para los cuales el efecto de ver a una persona vestida de este color en un día gris, nublado, era intolerable.

Azul
Así como el amarillo siempre va acompañado de luz, lo mismo puede decirse del azul que trae con él un principio de la oscuridad.
Este color tiene un peculiar y casi indescriptible efecto en el ojo. Como tono es poderoso, pero esta en el lado negativo, y en su máxima pureza es algo así como una negación estimulante. Su apariencia, entonces, es una especie de contradicción entre la excitación y el reposo.
Mientras el alto cielo y las lejanas montañas parecen azules, una superficie azul parece retirarse de nosotros.
La apariencia de objetos vistos a través de un vidrio azul es sombría y melancólica.

Rojo-azul

El azul entra levemente hacia el rojo y así adquiere un carácter algo activo, aunque se encuentre en su lado pasivo. Su poder excitante es, sin embargo, de un tipo distinto que el del rojo-amarillo. Podría decirse que molesta en lugar de avivar.

Azul-rojo
Este sentimiento inquietante aumenta mientras el tono progresa, y puede asumirse con seguridad que un tapete de un perfecto azul-rojo profundo sería intolerable. En este sentido, cuando es usado para vestir, en lazos u otros adornos, se emplea en un estado ligero y atenuado, y así proyecta su carácter como lo definimos arriba: de una manera peculiarmente atractiva.

Rojo

El efecto de este color es tan peculiar como su naturaleza. Transmite una impresión de gravedad y dignidad, y al mismo tiempo de gracia y atracción.

Verde

El ojo experimenta una distintiva impresión de gratitud de este color. […] El observador no tiene ni el deseo ni el poder de imaginar un estado más allá de él.
¿Interesante, no? Gracias a Rothko, por las pinturas.

8 comentarios:

  1. Me parece un libro muy y curioso,
    y, como tú bien dices, interesante :3
    Las descripciones son fabulosas.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este tratado sobre el color tan bien explicado y me lo copio para futuras ideas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  4. De las entradas más bonitas que he leído nunca, ¡me encanta! Me ha parecido una teoría interesantísima, pienso indagar más sobre el tema. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola ^-^
    Me ha parecido super interesante y curiosa esta información.
    Muchas gracias por compartirla con nosotros.
    Acabo de conocer tu blog y me ha gustado mucho, así que me quedo por aquí.
    Un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  6. Es extraño pero consigue llamarme, amo el color azul y me encantó lo que leí.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Wow! Me parece muy muy interesante, quisiera saber mas del tema. Acabo de pensar en algo, las personas ciegas, que cosas tan tristes :(
    Muchas gracias por compartir esto, me gusto mucho. Besos ♥

    ResponderEliminar
  8. A mi me hicieron crear uno de esos circulos de colores (La teoria del color según Goethe) y aprendí mucho de ello. Es muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Encantada pasaré a visitar tu blog :D